Hay un lugar en el centro del torax, donde nace la respiración. En ese punto surge esa pulsación dentro de nosotros de manera espontánea. Es un lugar sagrado, en el que puedes refugiarte para mantener el equilibrio.

Cierra los ojos, pon tu atención detrás del esternón, al lado del corazón, delante de la columna, siente como la inspiración nace y la expiración se funde en este espacio, espontáneamente.

Recuerda que tienes el don, y el poder, de mantener el equilibrio interno ante las circunstancias.

Pranayama es un térrmino en sánscrito compuesta por prana, que quiere decir “aire, respiración, vida” y por ayama o aiama, que quiere decir “expansión”.

Existen numerosas técnicas de respiración cada una con una intención concreta, estudiaremos como profundizar y enseñar estas técnicas.